Volver a los detalles del artículo La autonomía de los centros sitúa a la inspección educativa en un marco diferente